MODELO ASISTENCIAL

https://sjdmallorca.com/wp-content/uploads/2016/06/MODELO-ASISTENCIAL.jpg

El modelo de asistencia se desarrolla desde la perspectiva de una atención integral, continuada y coordinada. Este enfoque de atención une dos características sustanciales:

  • La atención integral une los aspectos relacionados con la enfermedad, con los relacionados con la vivencia de la situación por parte del paciente, tratando de comprender a la persona de forma integral en su contexto.
  • La centrada en la persona intenta ir más allá de la atención orientada en las necesidades procurando el estímulo y el apoyo necesario para que el paciente participe activamente en su proceso de atención y logre alcanzar su proyecto de vida. Este enfoque busca el desarrollo de una relación profesional-paciente más horizontal, que apoye al paciente para que tome sus propias decisiones, respetando sus preferencias, su identidad y su modo de vida. Una forma de entender la relación asistencial desde el empoderamiento del paciente.

Destacar entre las características de este modelo:

  • Tiene como eje central el reconocimiento de la dignidad de la persona.
  • Sitúa su foco en las capacidades y habilidades de la persona.
  • Ven a las personas dentro de su entorno.
  • Responden a las necesidades basándose en responsabilidades compartidas y compromiso personal.
  • Los servicios se adaptan a la persona.
  • Parten de la escucha de las preferencias y deseos de las personas y del reconocimiento del derecho a su autodeterminación.

Estas características se llevan a cabo paso a paso en la atención y los cuidados del día a día: en la acogida, en la protección de la intimidad, en la flexibilidad organizativa o de los procedimientos y en los espacios y equipamiento, teniendo siempre presente la dignidad intrínseca de todo ser humano, el respeto a su unicidad, la personalización de la atención, la seguridad y el respeto y la promoción de su autonomía.

Para lograrlo se procura incorporar a la práctica una actitud de preocupación por la persona, sensibilidad hacia su vulnerabilidad y comprensión del sufrimiento; y se fomenta un método de trabajo que comprenda a la persona en su entorno, tenga claro los fines que se persiguen y de prioridad a los objetivos que son necesarios para conseguirlos.

Un modelo de asistencia continuada, progresiva, rehabilitadora y limitante de la incapacidad, coherente con nuestros valores y cercano a la práctica, reconoce que sólo desde la práctica colaborativa interdisciplinaria puede darse respuesta a la atención integral. Por este motivo, además de contemplar el cometido propio de cada disciplina, tiene en cuenta el papel de colaboración entre todos los profesionales de la salud.